Registro de la jornada laboral de los trabajadores con GPS

 

De entre todas las opciones existentes en el mercado para cumplir con la obligación del registro de la jornada laboral de los trabajadores, una empresa decidió llevar a cabo el marcaje diario mediante el GPS que había instalado en cada uno de sus vehículos. De esta forma, el GPS se programó para activarse al salir del parking de la empresa y se desactivase al devolver al vehículo en la empresa.

Coincidió que después de llevar un tiempo registrando los horarios laborales de esa forma, recibieron “visita” de la Inspección de Trabajo. Como era de esperar, comprobaron, de entre otras muchas cosas, los registros diarios de jornada laboral. Y es en relación a este último aspecto que la empresa fue sancionada.

¿La razón? El GPS sólo registraba como jornada el periodo del vehículo en el que estaba en servicio.

Después de un largo procedimiento judicial (tras recurrir la empresa la sanción), el Tribunal Supremo terminó dictando que, aunque el sistema implantado por la empresa era preciso, solo registraba como jornada el periodo que el vehículo estaba activo,  pero no contabilizaba la jornada realizada antes del subir al vehículo, ni tras abandonar el mismo, ya que antes de comenzar la jornada, los empleados debían realizar algunas gestiones previas tales como obtener la hoja de ruta, las llaves del vehículo, etc. (con lo que supone desplazarse antes a la oficina, etc.). Y al terminar su jornada ocurría más de lo mismo pero a la inversa.

Nota:
encontrará más información laboral relacionada (Derecho a la intimidad del trabajador y GPS en vehículos de empresa) en el Boletín Interesa de Abril 2018.

 

Asesoría laboral | Gestoría laboral Zaragoza Camín©