Laboral: como afecta la privación libertad de un empleado

 

El contrato de trabajo puede suspenderse, de manera temporal, por causas debidas al trabajador, al empresario o por circunstancias ajenas a ambos.

Durante dicha suspensión se exonera temporalmente a las partes de las obligaciones recíprocas de trabajar y remunerar el trabajo, pero conservando el vínculo jurídico, es decir: en cuanto desaparece la causa que lo motiva, se reanuda la relación laboral.

Una de estas causas de suspensión es la privación de libertad de un empleado, motivada en la imposibilidad justificada de asistir a su puesto de trabajo.

Dicha suspensión opera tanto si la pérdida de libertad es como una medida cautelar (es decir, sin existir sentencia condenatoria firme) o bien en cumplimiento de una sentencia.

El interesado, por su parte, ha de poner en conocimiento de la empresa su situación de privación de libertad a la mayor brevedad posible. No se establece ningún medio específico de comunicación con la empresa (bastaría una llamada de su abogado de oficio).
De no dar parte a la empresa, la continuada incomparecencia sin justificación del empleado podría llegar a justificar su baja por abandono del puesto de trabajo.

Notas:

- El periodo de suspensión no computa a la hora de antigüedad.

- Si los hechos que determinaron el ingreso en prisión del empleado guardan relación con la actividad laboral (ej/ apropiación indebida material o dinero de la empresa), el empresario podrá despedir al trabajador sin necesidad de esperar a la conclusión de la causa penal.

- Si es un trabajador con contrato temporal, la privación de libertar no suspende el plazo de duración pactado del contrato.


Fin de la suspensión

Lo que determina la suspensión del contrato es la privación de libertad, no la causa penal, por lo que en cuanto la privación cesa (de forma definitiva o provisional) y mientras no exista sentencia firme condenatoria, el trabajador tiene el derecho y la obligación de reincorporarse a su puesto.

La negativa del empresario al reingreso se considera despido improcedente.


Asesoría laboral | Gestoría laboral Zaragoza Camín©