El reconocimiento médico de los trabajadores: ¿obligatorio?

 

El empresario debe garantizar a los empleados a su servicio la vigilancia periódica de su estado de salud en función de los riesgos inherentes al trabajo.

Referencias correspondientes a la obligatoriedad de someterse a los reconocimientos médicos por parte de los trabajadores:

- Ley General de la SS:

   · art. 243: establece que las empresas que hayan de cubrir puestos de trabajo con riesgo de enfermedades profesionales están obligadas a practicar un reconocimiento médico previo a la admisión de los trabajadores que vayan a ocuparlos.

Este reconocimiento será a cargo de la empresa y tendrá carácter de obligatorio para el trabajador. Dichas empresas no podrán contratar trabajadores que en hayan sido declarados como aptos para los puesto de trabajo de los que se traten.

   · art. 244.2: establece que el incumplimiento (por parte de la empresa) de la obligación de efectuar los reconocimientos médicos previos o periódicos (a sus trabajadores) la constituirá como responsable directa de todas las prestaciones que puedan derivarse, en los casos de enfermedad profesional.

- Cuando esté establecido en el convenio de aplicación para la empresa, como por ejemplo en el convenio de construcción.

- Ley Prevención Riesgos Laborales:

   · art. 22: serán obligatorios:

        - cuando sean imprescindibles para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud del trabajador
        - cuando sea necesario verificar si el estado de salud del trabajador o si el puesto de trabajo tiene incidencia sobre terceros (conductores, pilotos, trabajadores que manejen explosivos, productos químicos...) o su trabajo puede ser perjudicial para él mismo (albañiles, canteros, obras públicas, manejo de pesos, esfuerzos...) o se encuentran sometidos a situaciones de penosidad (calor, frío, confinamiento y espacios reducidos, residuos, humedad,...) o peligrosidad (altura, trata con animales...)

   · art. 25: trabajadores sensibles tales como disminuidos físicos, psíquicos, inestables emocionalmente,.....

 

Comentario:

   Los resultados médicos obtenidos constituyen información confidencial que en ningún caso se pondrán en manos del empresario: únicamente se le remitirá un informe con el resultado de apto/apto con restricciones/no apto del empleado así como de las medidas de corrección oportunas que deberían llevarse a cabo.

   No superar dicha prueba médica implica que el trabajador ya no puede continuar en su puesto de trabajo, por lo que el empresario debería reubicarlo en otro puesto (de hecho la LPRL obliga a las empresas a hacer un esfuerzo de adaptación del puesto de trabajo antes de extinguirlo) o despedirlo por motivos objetivos, puesto que constituye una situación de incapacidad sobrevenida.

   Sin embargo, el estudio de reciente jurisprudencia nos demuestra que no siempre se garantiza el despido, ya que los jueces exigen cada vez una mayor acción probatoria por parte de la empresa, y tal y como ya comunicamos en el Boletín Interesa de septiembre de 2015, ante la imprecisión (cada vez más frecuente) de las leyes, cada magistrado interpreta "a su libre albedrío" cada situación así como la normativa vigente aplicable para dicha acción.

 

Asesoría laboral Camín Jarnés, S.L.P. ©