Así valora la TGSS conceder o no los aplazamientos de las deudas con la S.S.

 

El art. 31 del reglamento de recaudación de la Seg. Social establece en el punto 1, que " la TGSS podrá conceder (a las empresas) aplazamientos para el pago de deudas con la S.S. .... cuando la situación económico-financiera y demás circunstancias concurrentes, discrecionalmente apreciadas por el órgano competente para resolver, les impida efectuar el ingreso de sus débitos en los plazos y términos establecidos ".

El punto 3 de dicho artículo manifiesta que " la concesión del aplazamiento...dará lugar, en relación con las deudas aplazadas, a la suspensión del procedimiento recaudatorio y a que el deudor sea considerado al corriente de sus obligaciones con la Seguridad Social en orden a la obtención de subvenciones y bonificaciones ".

Hecha la ley, hecha la trampa. Así como el punto 1 establece que sí se pueden conceder aplazamientos de deudas, la coletilla " apreciadas por el órgano competente para resolver " modifica esta posibilidad de concesión a la libre interpretación de la TGSS.

Algunas de las valoraciones de la TGSS para estimar si es concedido un aplazamiento o no:

-tiempo de actividad de la empresa: si es inferior a 1 año, no se concede

-importe: si es inferior a 2 veces el S.M.I., no se concede

-si se comprueba en el expediente que ya se solicitó otro aplazamiento, no se
concede

-si el director de la tesorería cree que quizás se pueda volver a generar deuda en un futuro: no se concede

¿Que implica no conceder un aplazamiento de las deudas con la S.S.?

Se impone nada más y nada menos que un recargo ¡del 20%! sobre el importe total de la deuda. Además, la empresa pasará a ser catalogada como "pendiente de deuda" y se le pondrá fin al acceso a bonificaciones y subvenciones.

Cabe destacar, que hasta mediados de año se podían solicitar (aunque no siempre eran concedidas) aplazamientos de las cuotas pendientes "por llegar" a las que la empresa estimaba que no podría hacer frente (ej/ no poder asumir las cuotas de Abril que se cargan en Mayo) antes de que se generaran como deuda. Se evitaba así generar el temido recargo del 20% y perder el acceso a las bonificaciones. Pues bien: una nueva orden directa desde Madrid ha prohibido realizar tal acción, con el único
de fin de condenar sí o sí a las empresas que no pueden afrontar el pago a dicho recargo.

" Si no puede pagar, que no pague, pero el recargo se lo pondremos "
(respuesta verídica de un funcionario de la TGSS)

 

Asesoría Laboral en Zaragoza Camín Jarnés ©